Con el enorme esfuerzo de más de mil personas y la inversión de más de USD 240 mil, se logró que Guasaganda tenga agua potable. Ahora, el FEPP entró en una campaña de Crawfounding a través de la plataforma para encontrar donadores en Italia que ayuden a reparar los daños que hace dos meses dejaron las lluvias torrenciales en el acueducto de esta comunidad de la provincia de Cotopaxi.

Beppi Tonello, uno de los fundadores del FEPP, habló a través de un video sobre esa práctica muy bonita en los indígenas de Los Andes, que se llama la Minga, que es un trabajo voluntario, gratuito, que hacen las personas para resolver el problema de una comunidad.

 


Agregó que en Guasaganda, la gente hizo un esfuerzo enorme para construir un acueducto que sirve a 1000 personas y más de 200 familias y que ahora deben realizar más mingas para repararlo pero se necesitan recursos económicos.
Recordó además lo que han tenido que sufrir las mujeres de Guasaganda para tener agua en casa. Una hora deben caminare para llevar dos baldes de agua a casa y luego deben hervirla para el consumo humano.
Así, el FEPP pide una mano a los donadores italianos para participar en esta mingan que se volverá a efectuar con la gente con el afán de resolver un problema que dona a las personas: calidad de vida, autoestima y que ayuda a proteger la salud. Particularmente, de los niños.