Al recordar todos los mundos que transformó Iván García, el ex Director de la Fundación Educativa Monseñor Cándido Rada (Funder), hay la impresión que vivió 100 años. Así lo expresó su hija Camila en la misa que se realizó en la Iglesia de El Girón (Quito) al recordar un año de su partida para el encuentro con el Creador, a quien sus compañeros los llaman ‘Taita Dios’.

 

 

«Extraño todo de ti, tu voz grave para cantar, tu cabello que no cambiabas de corte, tus manos duras llenas de callos de tanto trabajar, las mañanas que me ibas a dejar a la universidad, tus contestaciones, tu risa, tus chistes, tus enojos y hasta tus regaños», agregó Camila, al referirse a su padre, quien fue un Educador Solidario.

El Director Ejecutivo del FEPP, Luis Hinojosa resaltó que sus corazones ardían cuando escuchaban las palabras de Iván y que hasta hoy están presentes en los valores y principios del Grupo Social FEPP, del cual Funder es parte y es la organización que Iván dirigía hasta hace un año cuando falleció a causa del Covid 19.

Todos los presentes en la misa y quienes se conectaron vía zoom desde Italia destacaron su legado en 4 letras ‘IVAN’ I=Inteligencia, V=Voluntad, A=Amor y N=Novedad, luego que Bepi Tonello, fundador del FEPP, recalcó que de Iván «queda el bien hecho a los demás y que los frutos de su legado se ven el trabajo de Funder»,  que desde el 2009 hasta la fecha registra a  más de 57 mil personas profesionalizadas, con  una participación femenina del 40%.

 

 

Graciela Sánchez, titular de Funder, agradeció la concurrencia de las decenas de amigos y compañeros que acompañaron en este momento especial para el Grupo Social Fepp y resaltó las raíces profundas que Iván les dejó para capacitar a las personas más vulnerables para que tengan mejores oportunidades de vida a través de la reinserción laboral.

 

 

Al final de la misa, el personal de Funder entregó a los presentes un libro titulado «Testimonios sobre la vida y obra de Iván García, compañero y amigo siempre».

 

 

IVÁN GARCÍA, EL EDUCADOR SOLIDARIO
(1965 – 2021)
Nación en Riobamba, es el segundo hijo de Bachita su madre. Estudió en La Salle. A los 19 años comenzó su vida de voluntariado con los salesianos de Don Bosco. Fue catequista y misionero salesiano. En 1992 se vincula al FEPP Latacunga como capacitador social y dos años después llega a Quito para culminar sus estudios en la Universidad Salesiana.

En el 2003 empezó su proyecto educativo como Coordinador de la Escuela de Formación Empresarial del FEPP que desembocará en el 2009 en la creación de Funder.

Con Iván a la cabeza, Funder determinó su enfoque pedagógico y su modelo de enseñanza, que ha brindado resultados exitosos dentro de los cuales se puede resaltar 20.708 jóvenes vinculados al campo laboral, 331 estructuras financieras locales fortalecidas en 18 redes provinciales y más de 1300 técnicos capacitados a nivel académico.